Jueves, 11 de enero de 2007
¿No va asustarme, no?, preguntó la niña a su tío, el cuentista. No, no tendrás pesadillas, le respondió, para luego contarle un bello cuento que la hizo quedarse dormida. El cuentista apagó las luces del cuarto de la niña, y luego, se fue hacia su cuarto. Tenía que hacer. Apagó las luces del cuarto y se puso a laborar, a soñar despierto. Ya correteaba por las telarañas de los pensamientos, por los pasillos de la memoria cuando empezó a vislumbrar imágenes que parecía [...]
Leer más...

Publicado por joeblisouto @ 4:25
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 07 de enero de 2007
Es increíble la gente con la cual me cruzo a lo largo del día. Si pudiera copiar exactamente todo cuanto ocurre, pienso que no terminaría de escribir... Ver a un hombre nonagenario llorando cada vez que le hablas de su hijo fallecido hacía mas de treinta años es conmovedor, y aún peor cuando le escuchas preguntarse qué es lo malo que hizo su hijo si este era un gran hombre, un padre de familia con mujer y siete hijos, una carrera exitosa en el mundo y amigos, tantos [...]
Leer más...

Publicado por joeblisouto @ 15:48
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 05 de enero de 2007
Nunca había conocido a un hombre santo. Me lo imaginé anciano, solitario, de ojos claros y de voz suave pero firme. Pero no, no fue así. El santo que conocí era un tipo vestido con saco y corbata. Era alto, flaco y con lentes. Lo que sí me llamó la atención fue su constante sonrisa, además, no era de esas que cautivan, así como los niños, no, era la sonrisa de un retardado mental. Me le acerqué y le dije si podía darme cinco minutos para conversar con él. Me miró a l [...]
Leer más...

Publicado por joeblisouto @ 3:39
Comentarios (0)  | Enviar