Lunes, 19 de noviembre de 2007
joven, blanca, de tamaño normal, ojos grandes y amigables, pies pequeños como patitos, hombros estrechos, trasero duro y redondo, cara oval y cabellos largos y oscuros y lacios como cascada de río, manos y dedos pequeños como pañuelo apretado, piernas largas y encarnadas y bronceadas como estatua de bronce o como dunas de carne... y sus voz musical, dientes blancos y lineales como granos de maíz, ¿algo mas?, bueno, que exista sobre todo, que viva al lado de mi casa, que trabaje, que piense antes de hablar, que coma poco, que beba mucho vino mas no otro licor, que tenga pocos amigos, que guste leer y escribir, que guste cocinar bien y para mí, que hable cinco idiomas y tenga vocación magisterial, que guste mirar al vacío y que confíe en mis palabras, que no ronque mientras duerme, que guste de pasear a mi perro, que limpie todo lo que usa, que sea independiente en todo, menos en mí, que dependa de mi voluntad, que me ame, sobre todas las cosas... bueno, eso es lo que busco. será posible que aún no la haya encontrado, que tan solo viva en mis sueños y en esta página Web mientras la dibujo una y otra vez en mi lienzo al cual dedico cerca de ocho horas diarias y siempre la pinto. cada vez con diferente expresión. será por ello que aún no la he conocido, o quizá no se deja ver y sabe que existo pero que no se anima a visitarme, por ello, olvidaba agregar que no sea tímida conmigo... con los demás, de vez en cuando.

si ustedes la han visto por favor díganle que existo, no se la guarden para ustedes, no sean tontos. ella es para mí. ¿su nombre?... mmmm. me gustaría que se llamara Isabela, como el nombre de mi tatarabuela, bisabuela, abuela, madre y hermana... ese nombre da una especie de suerte con la fidelidad, pues cada uno de mis familiares han sido fiel y llena de hijos y todos sanos y buenos, llenos de suerte y de eso tan buscado... todas son amantes de su hombre... no lo olviden, si la ven, háblenle de este su servidor. a pesar que aún no cuento con mis quince años, pero en unos años mas ya podré conocerla, pero, si la ven, me avisan, por favor... ¿mis padres?... allí, en la casa, cuidando mis alimentos, mis salidas, dejando en la puerta con llave a un muchachote que dice ser mi guardián... espero que sí, y, espero que pronto llegue Isabela y me de un solidario abrazo de amor. la espero. se los juro... ¿que estoy loco?. no, por favor, cómo van a creer eso. si me vieran en persona y conversaran conmigo se darían cuenta de que no es así, y si vieran cada uno de mis cuadros, hermoso, artísticos, se darían cuenta de que soy un artista, sensible, soñador, juguetón, a pesar de que sólo tengo dos piernas… ¿brazos?, no, no los tengo desde aquel choque que tuve con mis padres hace un año en que salía a buscar a mi novia que no se llamaba igual, aunque yo le llamaba Isabela, pero eso no le gustaba, pero eso es el pasado… ahora ya no estoy con ella, a pesar de que siempre me llama por el teléfono. le cuelgo porque somos diferentes, y no me gusta darle pena a nadie… ¡ah!. si habría que agregar algo es que no sea tan hipócritamente compasiva de nadie, sobre todo de un medio hombre como quien les escribe, con un ojo, calvo (producto de quemaduras), y cortes en toda la cara por los infinitos intentos de suicidio… por lo demás, nada, se los dejo a ustedes. adiós y no tengan pena de mí, existo y pinto a Isabela, y eso es lo mas importante…


san isidro, noviembre del 2007
Publicado por joeblisouto @ 21:54
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios