Jueves, 17 de julio de 2008
abrí mi página y busqué cuántas veces habían leído mis textos, nada, cero... me sentí bastante mal, pero, qué puedo hacer frente a la realidad... ¿sonreír?. sí, eso hice y me senté a escribir un poco. lo hice pensando en la gente y en los libros que vi y disfruté durante el largo día que tuve. en mi madre de mas de ochenta años, en mi perro que no cesa de joderme la vida, en las pulgas que suben a mi escritorio, en mis cuentas por pagar, en muchas cosas mas... y, en un sueño especial del cual debo escribir un cuento fabuloso y genial...

acababa de leer el doble de dostoyewski, y, en verdad, era como meterme en la inconsciencia de mi cabeza. la locura interna del cual nadie se escapa y todos tenemos de qué hablar, comentar, pensar... terminé el libro en dos días y lo puse junto a los cientos de libros acurrucados en uno de los estantes de mi pequeña biblioteca. iba a coger otro libro pero decidí esperar al día de mañana. recordé el auto que me había robado, en la gente que solía mirarme con adustes y que ahora lo hacían con pena, compasión, etc. me reía de sólo pensarlo, pero así es este planeta que gira como el mosquito alrededor de mi lámparita.

supe de pronto que iba a dejar de escribir al no tener nada de que escribir, sobre todo cuando lo que ves es mas bello que lo que puedas escribir, imaginar, soñar... la vida es maravillosa aunque suelan pasarnos cosas terribles, aunque nos quedemos sin manos, sin piernas, sin la gente que amamos, es bella porque aún podemos contarla, escribirla si tenemos las ganas de compartirla con el mosquito que se pasea por mi lámparita. es cierto que no escribo hace mas de dos días, pero en verdad era bello no hacerlo y leer sin parar a el doble del genial escritor ruso.

espero terminar de escribir ese relato que tiene de base un sueño mitológico, heleno y vívido... sí, eso será en estos días, y, espero, que lo leas... fue hermoso...

san isidro, julio de 2008

Publicado por joeblisouto @ 6:24
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios