Viernes, 18 de julio de 2008

Ruego que mi madre despierte cada día

Que la noche despierte con la luna

 

Pido a todo hombre, mujer, niño

Entienda la simpleza de la vida

A pesar de tanto dolor,

Alegría

Y demás cosas que nos besan

Sin permiso consentido.

 

Un ángel viene a mis sueños

Dice que soy el hijo del aliento

Despierto de contento

Y lanzo un grito hacia el cielo

Con estrellas temblorosas

Y una luna manejable

Bajo el manto de mis rezos

Y pequeñas oraciones.

 

Hago un alto a la muerte

Y dentro de mi nicho

Cojo este cuerpo viejo

Debe ser un sueño negro

De esos que

No se sabe despertar, o

No se sabe escapar.

 

Un silencio ruego al cielo, al gran Señor

Cuando tiembla este niño, hombre,

Anciano, mujer, perro,

Planta y aire también

Mas

De qué sirve tamaña oración

Cuando el tiempo no sabe detenerse

Cuando se reza o se pide el perdón

 

Hago un alto a la vida

Un alto a la muerte

Un alto a lo más alto

Y rezo por mis letras

Que no cesen de latir

Cuando escribo sin pensar

Bajo el manto de esta noche

En plena sociedad

De la vida con la muerte…

 



San isidro, julio de 2008


Publicado por joeblisouto @ 4:57
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios