Martes, 19 de agosto de 2008



me gustó su cara... era rubia, ojos castaños y rostro felino... me gustó su cuerpo, sus pies cubiertos por zapatos en punta... me gustó su voz que vibraba con inteligencia y tono firme, lineal... me gustó su andar por las calles y ese aire que rozaba su cuerpo cubierto por bellas telas de colores... me gustó sus ojos brillando frente a los míos, y esa sonrisa que pude robarle un instante y que alimente eso que tengo llamado emoción pueril, juvenil, de hombre viejo con alma de niño... me gustó tanto ella que le pregunté su nombre. MARTHA ELENA, me dijo y la seguí mirando por mas de tres horas mientras todos en aquel lugar hablaban y hablaban y hablaban, mientras yo disfrutaba de ella, de sus ojos, sonrisa y todo lo de ella, ella... pero lo que mas me gustó de ella fue que nunca mas la volveré a ver porque aún no late su corazón, tan solo el mío... puede que lata por el de otra persona, por sus hijos, quién sabe, pero, quién sabe si algún día será realidad todo aquello que tanto me gusta...


san isidro, agosto de 2008

Publicado por joeblisouto @ 5:12
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios