Lunes, 06 de abril de 2009

estuve con varias personas y en cada uno de ellos encontré humanidad. busqué un espejo pero tan solo vi una cara desagradable, arrugada y con una sonrisa que mostraba una fea curvatura dental producto de dientes escariados. mis ojos brillaban llenos de esperanza. sentía que en algún lugar se encontraba toda la belleza que encontraba en cada persona que conocía.

era temprano para laborar pero salí de mi cuarto. caminé. llegué al trabajo. una señora llena de encanto me abrió la puerta. entré y sentí, en aquel lugar vacío, dicha total en cada rincón de la pieza... estaba en el cielo, totalmente mojado de aquella belleza, sí, sí... quedé así por instantes o no sé cuánto tiempo. ¡qué importaba!.

la gente empezó a laborar y yo tuve que volver a mi lugar. cogí la escoba y empecé. durante cada instante, cada barrida, era como limpiarme a mí mismo... estaba delante de tanta gente y todos ellos tenía eso llamado humanidad, belleza, días con brillo...

terminé el día y volví a mi cuarto. llegué y volví a verme la cara... lo mismo. siempre lo mismo...


san isidro, abril 2009


Publicado por joeblisouto @ 5:10
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios