Martes, 16 de febrero de 2010
todos querían dinero... les di todo cuanto poseía y quedé en bancarrota. la gente creía que estaba loco. era verdad, me gustaba hacerlo... pasaron los días y las noche. una de las tantas noches, escuché mi nombre pronunciado por un gato... al poco llegaron muchos gatos y se pusieron a mi alrededor. maullaron y otros cantaron. les escuché y me puse a dormir al lado de un árbol... desperté y vi perros, muchos perros y todos lamían mis manos y mis piernas... pronunciaron mi nombre... ¡todos sabía quién era!... caminé y los perros se fueron por sus callejones. un niño me cogió de la mano y pronunció mi nombre... al poco rato muchos niños me rodeaban y cantaban canciones de niños... me alejé de ellos y fui andando hasta llegar a una casa... entré y una señora me dijo que me sentara. lo hice y ella me sirvió comida, mucha comido, luego, dijo que fuéramos a la cama... era muy bella. me gustaba. ella fue primero y al rato fui siguiéndola. apenas entré, un grupo de nueve mujeres hermosas me esperaban, desnudas, en la cama... ven, dijeron... me fui de aquella casa. entré a un bar y vi por la TV a un hombre pronunciando mi nombre, luego, todos los borrachines hacían lo mismo... el mundo entero me conocía... salí y corrí hasta llegar a un parque solitario y desolado... miré el cielo y vi la Luna... ella me miró y dijo que fuera donde ella... no sabía qué hacer y pregunté cómo... ella me dijo que fuera, que buscara el abismo más alto y saltase. lo busqué y lo encontré. salté. caí y caí y nunca pude volar... pasaron imágenes mientras caía, y todas ellas pronunciaban mi nombre... era bastante conocido y esperaba que la muerte también lo hiciera...
Publicado por joeblisouto @ 3:37
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios