Martes, 09 de marzo de 2010

miraba las imágenes de la belleza en la manifestación de la mujer... luego recordé los libros conseguidos, comprados, cargados y llevados hasta mi casa esta noche... estaba echado en mi cama cuando el silencio se hizo imposible. desde el fondo de la oscuridad escuché una canción... sonaba como el coro de un grupo de infinitas personas, en su mayoría hombres y niños... tenía que saber, aprender y recordar algo más de ello. hurgué y hurgué hasta perderme en las profundidades de lo desconocido ... me encontré rodeado de planetas, brillando para mí... estaba en el centro del universo. todo era increíble. de pronto, las manos de la muerte tocaron mi cabeza, mi cerebro, estaban suaves y frías... escuché lejos de donde estaba el sonido de una bella sinfonía... no podía identificarla, pero era hermosa, bella, así como las primeras imágenes de aquella mujer... tenía que volver a mi cotidianidad, cuando los rostros más hermosos se unieron, fundieron en una amalgama de caras, ojos, bocas, nariz, etc... una nube blanquecina se presentó delante de cada rostro de la belleza... era el tiempo de la felicidad, abrí las puertas de la vida y ella se lanzó hacia la belleza. estaba allí, nadando en aquel lugar, cuando supe que ella me estuvo esperando por siempre. no lo sabía... eso sentí, cuando en una especie de fusión, olvidé todo acerca de mi mismo... ahora navegaba sobre un mar de sentimientos, cuando entendí que estaba vivo, y eso era lo más hermoso, lo más bello... salí del inmenso espacio y viajé hacia el hogar de la felicidad... tenía que hacerlo, no había más tiempo...


Publicado por joeblisouto @ 5:46
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios