Lunes, 19 de abril de 2010
estuve toda la tarde en una cancha de fútbol. eran once contra once y delante de ellos había una pelota. tres personas de negro y dos de ellos con una banderilla en sus manos, arbitraban el juego. la intensidad era máxima cuando corrían a gran velocidad tras la pelota, tratando de meterla a un arco cubierto por una red. el gol era lo máximo que aspiraban. el público estaba atento. el tiempo pasaba y nada de gol ni de gritos... eran las seís de la tarde cuando tuve ganas de irme a mi casa. miré mi auto, este me miró a mí. me paré y me dirigí al auto. subí y cuando estaba por partir vino el gol, con gritos de todas partes del gramado... sonreí al ver que cada uno de uno de los dos equipos se abrazaban, abrazaban, sin parar... partí sabiendo que eso era todo... gotas de eternidad dentro de cada uno de sus corazones... sonreía mas y mas, mientras el sol iluminaba cada punto de mi universo, donde los seres humanos recordaban, sentían que algo de dios había dentro de sus cuerpos...
Publicado por joeblisouto @ 5:12
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios