Lunes, 23 de junio de 2014

No sé de dónde vengo ni adónde iré… Pasan los días, horas y años y años… Mi rostro se encuentra en proceso de molestia… Y todo mi cuerpo amén…. Sin embargo, siento que he nacido para algo importante… Pueda ser que conozca la verdad, pero, sabiéndolo, no hago el esfuerzo preciso… ¿Qué es  este engaño de la existencia?... ¿Nacemos para morir?...

Miro los libros no leídos, mis ropas desparramadas y mi hechura como el cuero de mis zapatos… Me detengo y he dejado todo de lado… He cerrado las puertas de mi cuarto y he decidido buscar una sola verdad, una sola…

Han pasado los días y por más que la familia toca la puerta no la abro… Han pasado los días y las noches y me recuerda la juventud, sentado en una vieja azotea, lijando palos y mas palos durante todo el día y parte de la noche… Y siento que hay algo más… El silencio se hace mi piel… El dolor se hace como las nubes del cielo que no dejan ver la verdad… Y luego, algo atiza mi interior, la calma, la llena de exquisitas flameas… Algo empieza a florecer desde todas partes… Abro y cierro los ojos y una especie de nube se hace brillante, pero de un brillo conocido… Le toco y la nube me toca… Hay algo en ella que me seduce a entrar para siempre… Entro y dejo este cuerpo tirado como un viejo saco caído del ropero…

Seres humanos caminan y todos sonríen hacia mi presencia que es una nube… ¿Es que acaso soy una nube?... Noto que llego a una cima preciosa… Las aves del cielo empiezan a vibrar y bailar y les entiendo todas sus notas… Lo que dicen es lo mismo, es un canto de amor… Sonrío o vibro de algo sin sentido… Todo está vibrando, ondulante como ondas en un cielo eterno…

Y, sin saberlo ni entenderlo, prefiero volver a mi cuarto… Llego y noto mi cuerpo escribiendo notas que nadie irá a entender… Lo entiendo y hago como que nunca he muerto, pero, es la muerte quien me ha llevado a la verdad…


Publicado por joeblisouto @ 2:29
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios